miércoles, noviembre 12, 2008

ULTIMO ADIOS A VICENTE ZARATE, ALCALDE DE CHOROPAMPA

Cuatro sacerdotes celebraron la misa de cuerpo presente en las afueras de la Municipalidad del Centro Poblado Choropampa.
La población sigue de duelo y acompañaron segundo a segundo el féretro que salió a las 9 de la mañana de su casa ubicado en la Av. Flavio Castro 260, luego se dirigieron a su ex centro de labores la Institución Educativa Jesús de Nazareth, posteriormente a la Institución eductiva primaria 82205, finalmente a la municipalidad delegada.
Lo más extraño de todo es que ningún alcalde de las municipalidades vecinas como Cajamarca, San Juan, Magdalena estuvieron presentes, mostrando su indeferencia y falta de humanidad y solidaridad con el prójimo.

VICENTE ZÁRATE, durante su última entrevista a la prensa cajamarquina.....DESCANSA EN PAZ

Vivienda del alcalde de Choropampa que partió al más allá.


Su restos son trasladados del Colegio Jesús de Nazareth donde se desempeñó como personal administrativo.
Misa en la plaza, frente a la Municipalidad delegada



Pobladores claman justicia






Choropampa

Mario Munive.
Vicente Zárate vino a Lima en marzo para la exhibición de un documental sobre las secuelas del derrame de mercurio en Choropampa. Aquí contó lo que el accidente dejó en su pueblo. Niños con inflamaciones en la piel y hemorragias nasales, adultos con dolencias renales, hepáticas y neurológicas. Estos y otros males aquejaban a sus paisanos desde que en junio de 2000 un camión contratado por Yanacocha regó 150 kilos de mercurio sobre sus tierras.

La madrugada del último domingo Vicente murió a causa de un edema cerebral. Tenía 34 años y era el alcalde más joven que había elegido Choropampa. Padecía el Síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico que afecta a una de cada cien mil personas y que podría ser provocado por una intoxicación con metales pesados. En sus últimas horas la indolencia compitió con su dolor. Llevado de emergencia a Cajamarca, una compañía de seguros que debía socorrerlo le negó su ayuda. Vicente murió al día siguiente en el hospital regional de Chiclayo.

Ahora los habitantes de Choropampa piden un seguro de salud que los proteja de por vida. Digesa ha detectado altísimos niveles de mercurio en sus viviendas. ¿Deben continuar viviendo allí o debería evaluarse la reubicación del poblado? ¿Mostrará el premier Yehude Simon interés en este drama? La muerte del alcalde de Choropampa debiera sensibilizar a quienes hasta ahora han torcido los labios cada vez que se les ha tocado el tema.

Diario La República - Lima 12/11/2008