lunes, octubre 20, 2008

Alerta en Cajamarca

Agua de los ríos Crisnejas y Llaucano

“no es apta” para el consumo humano


La dirección ejecutiva de Salud Ambiental - Desa encontró cianuro, arsénico, plomo y cobre en algunas de sus vertientes.

El agua de los ríos Crisnejas y Llaucano no es apta para el consumo humano, ni para la ganadería, aseguró el director ejecutivo de Salud Ambiental, Alfonso Morales Peralta.

El funcionario precisó que en el último monitoreo se encontró Cianuro, Arsénico, Plomo, y Cobre por encima de los valores limites establecidos en la Ley General de Aguas.

Detalló que en el río Crisnejas, el Cianuro y el Arsénico se ubican en las vertientes de la quebrada Payuro (naciente de la quebrada La Vieja) y el río Cañaris (aguas arriba de la confluencia de la quebrada Arenilla).

El plomo en los ríos Condebamba (puente Chuquibamba), Cajamarquino (aguas arriba de la confluencia del río Condebamba), Crisnejas (en el puente del mismo nombre), y en las quebradas La Arenilla y Payuro (naciente de la quebrada La Vieja).

En tanto, en el Llaucano, el cobre se sitúa en los ríos Tingo (altura bocamina El Tingo de la Sociedad Minera Corona), Hualgayoc (a 500 metros de la comunidad de Colquirrumi), Maygasbamba (200 metros aguas abajo emisor municipal de Bambamarca), y en la quebrada La Eme (a 800 metros de la salida de pad de la Compañía Minera “San Nicolás”).

Morales Peralta advirtió que el consumo de esta agua podría originar una serie de enfermedades en los comuneros, quienes por desconocimiento suelen utilizarla en sus labores cotidianas, e incluso para calmar la sed de sus animales.

También aclaró que la contaminación no es en toda la confluencia de los ríos, sino en los sectores antes mencionados.

“Conforme van avanzando, van uniéndose a otras vertientes y va disminuyendo el índice de Cianuro, Arsénico, Plomo y Cobre, respectivamente”, señaló.

El director de la DESA aseguró que estos resultados fueron enviados al ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, las municipalidades afectadas, el gobierno regional y las compañías involucradas para que adopten las medidas correctivas del caso.

“Nosotros como institución tenemos la labor de informar de los resultados, no nos corresponde aplicar sanciones, por ello informamos a las partes involucradas”, concluyó.

ALARMANTE

SITUACIÓN

La versión de la dirección ejecutiva de Salud Ambiental genera una situación alarmante en nuestra región, ya que la contaminación de estas vertientes generará un grave problema en la salud de los pobladores de las comunidades aledañas; así como les originará un terrible problema para la crianza de su ganado, ya que el agua ni siquiera es apta para el consumo de los animales.

Antes esta situación, las autoridades de locales de las provincias y distritos involucrados, así como las autoridades regionales y nacionales tienen que pronunciarse inmediatamente, porque la salud de la población está en riesgo, además deben expresar en forma clara y precisa las acciones que se realizarán para evitar un deterjo de la salud de la población que consume el agua no apta en las comunidades aledañas de los ríos Crisnejas y Llaucano.

¿QUIÉNES SON

RESPONSABLES?

También se debe iniciar una inmediata investigación para determinar a los responsables de la contaminación -con metales pesados- de las aguas de estos ríos y realizar las denuncias respectivas para que asuman su responsabilidad y respondan por el atentado en contra de la salud de la población de estas comunidades.

Las autoridades de Cajamarca, desde el gobierno regional hasta las municipalidades distritales y de centros poblados, así como las autoridades políticas, judiciales, del ministerio Público, y de las instituciones de defensa de los derechos de la ciudadanía tienen la responsabilidad y la obligación de salir en defensa de la población afectada.

Diario El Clarín - Cajamarca/18/10/2008