martes, setiembre 27, 2016

VERGÜENZA DE SOCIÓLOGO


“Si   pensaron construir una represa, desde hace varios años atrás ¿porque no pensaron también en proteger las lagunas, los manantiales y las cabeceras de cuenca?”  Alcalde del CP de Combayo, en entrevista  Programa  “Cajamarca Ahora”. 

Por Sociólogo: Avelino Zamora Lingán

“Me tinka que son 50 familias (las de Laurel del Valle) quienes se oponen al proyecto Chonta ¿50 familias contra 1300?” “Hay que estar loco para oponerse a este proyecto”. Conclusión, según el Sociólogo Telmo Rojas, los campesinos del Laurel del Valle están locos. Son los argumentos que, probablemente hayan generado algún grado de vergüenza en muchos sociólogos cajamarquinos, incluido en el autor del presente comentario, porque fueron expresados precisamente por un sociólogo, en el ya importante programa “Cajamarca Ahora”, emitido en el canal 45, en cadena con otros tres canales televisivos locales más. No quiero imaginar cómo se sentirían los hermanos del Laurel del Valle, y en general la gran mayoría de los campesinos al escuchar tales argumentos, cargados de discriminación social. Ciertamente, en las ciencias sociales, especialmente en la sociología, no existen verdades absolutas, y esto es así, a tal punto que pueden existir tantas “verdades” cuantas cabezas pensantes hay. Pero, esta regla se cumple más en las conclusiones verdaderamente científicas; en cambio en otros aspectos sociales, sólo hace falta hacer buen uso del sentido común para entenderlos y explicarlos. Es más, la verdad es objetiva, porque está fuera de la conciencia del Ser y no dentro, por lo tanto la verdad es inocultable.
Por ejemplo, mi sentido común, y estoy seguro que la de esas 50 familias a las que se alude como “opositoras” al “gran” proyecto Chonta me dice que sí debajo de un determinado espacio se construye una gran represa para almacenar agua; mientras al mismo tiempo, en la parte superior las actividades mineras van destruyendo permanentemente los colchones acuíferos, los manantiales y las lagunas existentes, surge inevitablemente la pregunta ¿con qué agua se va recargar dicha represa, con la de las lluvias, acaso? Si fuera así, entonces esa pequeña represa San José estaría funcionando.   Asimismo, obviamente, tales actividades mineras remueven, debilitan, aflojan los suelos, de tal manera que, en época de lluvia, los sedimentos fluirán naturalmente a esa gran represa, por lo mismo ésta se llenará de sedimentos en menos tiempo de lo que los “estudios técnicos” consideren. ¿Hacen falta voluminosos tomos de estudios técnicos, de grandes científicos e invertir 13; 15, o 20 millones de soles sólo en estudios técnicos para decir esta gran verdad objetiva? NO, sólo es sentido común. En todo caso son hipótesis susceptibles de ser verificadas o no; pero, a través de estudios serios, imparciales y no plagiados, ni desfasados o tendenciosos para favorecer a algunas empresas extractivas poderosas.
Ahora, bien. Gusta mucho acudir a la expresión “cosecha de agua” para justificar el Proyecto Chonta y otros proyectos más de carácter extractivo. Bien, de acuerdo con la famosa “cosecha de agua”, sobre todo en época de calentamiento global, donde este elemento vital sería el causante de las próximas guerras mundiales, puesto que los conflictos sociales locales han empezado ya en muchos puntos del planeta, de los cuales Cajamarca no escapa. Pero, el problema es que se asume que siempre habrá lluvias; sin percatarse que el calentamiento global no sólo causará lluvias extremas, pues también causará largos periodos de sequías extremas y, entonces, en el supuesto posible que en Cajamarca se presente un largo periodo de sequía extrema ¿De dónde se cosechará agua para llenar las represas? Pero, también, la “cosecha de agua”, propuesta favorita de quienes prefieren que se desaparezcan las fuentes naturales de agua como los colchones acuíferos, manantiales, lagunas, etc.; y, además, se contaminen; requiere de ciertas condiciones favorables, precisamente para asegurar la permanencia de lluvias y haya de donde “cosechar el agua”; entre éstas condiciones: forestar y reforestar las áreas donde se piensa ubicar las represas; no remover los suelos, almacenar el agua en pequeñas o micro represas para que sea favorable a la agricultura, etc. ¿La presencia de actividades mineras garantiza forestar y reforestar los espacios libres y protegerlos? ¿Las actividades mineras garantizan que los suelos permanezcan fijos y compactos o por el contrario éstas más se preocupan en removerlos, destruirlos, aflojarlos o debilitarlos, luego, consecuencia de ello, sean fácilmente arrastrados por las lluvias?
Ante esto, creo que la propuesta de “cosecha de agua” es mucho más pertinente para lugares o espacios geográficos donde no existen fuentes hídricas naturales; en cambio, para lugares donde la naturaleza ha favorecido con valiosísimas fuentes de agua ¿acaso no es mejor proteger y cuidar a esas fuentes de agua, como si fuera la “niña de los ojos”? ¿O, mejor dicho se “hubiesen” cuidado y protegido a nuestras fuentes hídricas, manantiales y lagunas, dado que hoy muchas de ellas ya no existen más que en el las fotografías o en las imágenes? ¡Que tal inteligencia de muchos compatriotas y, en especial, la de muchos gobernantes, medios de comunicación, profesionales y políticos: Dejar que lo natural sea destruido para ser sustituido por lo artificial. Esto es como si a alguien le ofrecieran unas cuantas monedas por un hígado, sano y  natural, para luego sustituirlo por uno artificial!
La otra expresión muy utilizada es “Desertificación Antrópica”. Efectivamente, término muy utilizado porque con ello se pretende responsabilizar sólo a la población rural de la pérdida de bosques y de vegetación natural, así como de la erosión de los suelos y en consecuencia de la falta de agua, etc., etc.; pero  ocultando o minimizando las verdaderas causas de la desaparición de las fuentes de agua, de la vegetación natural, de la erosión de los suelos. Yo me pregunto ¿Quién es más pernicioso para la desertificación aquel campesino que por necesidad se ve obligado a desertificar media o una hectárea para sembrar un poco de trigo o maíz y luego traerlo a la ciudad para el alimento del citadino o aquella transnacional que remueve más de 600,000 toneladas de tierra al día para obtener oro y luego venderlos en otros países, quien sabe para hacer qué tipo de artículo de lujo? Ciertamente, el gran problema estructural en el país, especialmente en la sierra peruana es el minifundio, entendido éste como proceso en curso, que se expresa en la cada vez mayor fragmentación permanente de la parcela debido a la práctica de la HERENCIA. Pero, al mismo tiempo, desde que se consolidó el modelo del libre mercado, éste también viene afectando aún más el problema de la tenencia de la tierra, en la medida que se está generando un proceso de RECONCENTRACIÓN DE LA TIERRA EN POCAS MANOS, mediante la llamada concesión a las transnacionales extractivas, sean éstas mineras, gasíferas, petroleras, maderera, etc. Hoy son varios los millones de hectáreas de tierra, muchas de ellas aptas para la agricultura, que son apropiadas por algunas grandes empresas nacionales y extranjeras, muchas veces valiéndose del despojo coercitivo, a los campesinos (como se viene haciendo con la familia chaupe, por ejemplo) y lo peor con aval legal del propio Estado. De otro lado, La población rural se encuentra sumida en una encrucijada, de la cual, al parecer, nadie le ayuda a salir. Por un lado se encuentra con que cada vez ve fragmentada su parcela, agudizándose el minifundio; de otro, las zonas alto andinas, conocidas como “jalcas”, lugares alternativos adonde emigraban de las partes bajas, para sembrar o criar su ganado, son ocupados por las empresas transnacionales que realizan las activas extractivas, mientras que los campesinos son expulsados de allí. A esto se suma, el despojo que se le quiere hacer bajo el pretexto de la ejecución de mega represas y mega proyectos, que no se sabe a ciencia cierta si solucionará o no el problema del agua, tanto en el aspecto de riego, como en el aspecto del consumo humano. La gran pregunta es: ¿Entonces, cual es el futuro que el Estado le ofrece a la población rural? Y, aquí no sólo estamos hablando de las 50 familias campesinas, que, según Telmo Rojas, son las únicas que se oponen al proyecto Chonta. Estamos refiriéndonos a los miles de campesinos cajamarquinos y peruanos que afrontan similares problemas en todo el Perú, vale decir el despojo de sus tierras por las grandes empresas y el problema del minifundio. A la interrogante sobre el futuro, creo sinceramente que al Estado y a su modelo sagrado del libre mercado no le interesa, nunca le ha interesado los campesinos serranos, los campesinos minifundistas. Al contrario, éstos, como bien lo señala el desaparecido sociólogo Orlando Plaza, para el actual modelo económico, son un lastre para “el desarrollo”, “un obstáculo”, corroborado, esto, también, por el autor del libro “La Tercera Ola”, Alvin Toffler, puesto que la agricultura es una actividad tradicional perteneciente a la primera ola, es decir a la parte más atrasada de la evolución económica humana. En este contexto, suena a engaño y a demagogia, aquello de que la represa chonta se hace con la finalidad de beneficiar a los campesinos, beneficiar a la agricultura. Pregunto, entonces ¿De cuando acá los adoradores del neoliberalismo se preocupan por los campesinos parceleros, minifundistas, de aquellos campesinos, a los cuales, los capitalistas y agentes económicos, atropellan sus derechos en las propias narices del Estado, las veces que quieren y cuando quieren? Desde esta perspectiva, el caso de la familia Chaupe se torna emblemático, porque miles de campesinos serranos, minifundistas son ninguneados por los sucesivos regímenes de turno, algunos hasta lo hacen descaradamente, al llamarlos “perros del hortelano” y “ciudadanos de segunda clase”. La expresión “¿Acaso 50 familias se van a oponer a 1300 familias?” tranquilamente se puede decir que esto casi equivale a decirle a esas familias campesinas que son como “perros del hortelano”, que “no harían ni dejarían hacer obras para la famosa cosecha de agua”.

En fin, termino el presente comentario, diciendo lo siguiente: Más arriba indiqué que el campesino serrano se encuentra en una encrucijada, de la cual nadie les ayuda a salir. El Estado poco o nada se preocupa de este importantísimo sector social, quien abastece a las ciudades con los alimentos agropecuarios; peor aún, ni pensar que los llamados “inversionistas privados” inviertan en la agricultura, porque ésta no es rentable. La agricultura para ellos no les genera rentabilidad en el breve tiempo y en la magnitud que ellos quisieran. Ante esto, el “inversionista privado” sólo se interesa por lo que hay debajo de la tierra de los campesinos, que obviamente son los minerales, oro principalmente. Eso si le interesa, vive por ellos, mata por ellos, persigue por ellos, despoja de su tierra a los campesinos por ellos, corrompe instituciones por ellos. Mientras tanto, los campesinos sí salen de esa encrucijada, pero salen a poblar las ciudades, a convertirse en moto-taxistas, en vendedores ambulantes, paleados por municipales, en obreros y, porqué no decirlo hasta en delincuentes comunes. Tal es la realidad desde el punto de vista de un sociólogo, que obviamente no podía callarse ante un problema como el del agua, el mismo que se pretende dar solución, pero generando otro problema social: El del despojo de su tierra a 50 familias; porque, valgan verdades, para mi así serían cinco familias o cinco personas, quienes serían despojadas o erradicadas de sus tierras  ya constituye un problema social.

martes, setiembre 06, 2016

PPK designa a exgerente de Yanacocha como director de estudios ambientales de Senace

Yanacocha y la puerta giratoria.
Reproducimos un extracto del artículo de Milagros Salazar (4-09-2016) , cuyo contenido se explica por si solo!

"El mismo 29 de agosto, el día del almuerzo entre Kuczynski y García, se aprobó la designación del ingeniero de minas Julio Bonelli Arenas como Director de Certificación Ambiental del Senace, para que encabece el equipo técnico a cargo de la aprobación de los estudios ambientales y otros expedientes vinculados a grandes proyectos de inversión.Entre ellos, los proyectos de los “jefes del cobre” y de la minera Yanacocha, cuestionada por los pobladores de Cajamarca por el caso Conga, compañía para la que trabajó Bonelli como Gerente de Permisos Ambientales. En un rotundo conflicto de interés, este funcionario tendrá a su cargo la aprobación de los expedientes ambientales que lleguen al Estado cuando antes debía gestionar lo mismo desde la empresa privada. Bonelli ha representado controversiales pedidos de Yanacocha ante las autoridades peruanas.
En diciembre de 2011, la principal aurífera de América del Sur, presentó al Ministerio de Energía y Minas una solicitud para modificar el estudio ambiental del proyecto Yanacocha Oeste y en abril de 2012 otro proyecto denominado Carachugo (Ver “El tajo junto al río” publicado en IDL-R). Tres meses después, la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros de ese ministerio, pidió la opinión de la Autoridad Nacional del Agua que terminó elaborando un informe con 30 observaciones sobre el primer proyecto. ¿Dónde estaba la controversia? Yanacocha pidió ejecutar ambas operaciones a tajo abierto, sin respetar los nuevos estándares de calidad ambiental para las aguas que debían aplicarse desde 2008 y que eran más exigentes. Aceptar esos parámetros suponía que la empresa debía invertir en mejorar su proceso productivo para proteger las fuentes de agua y, en consecuencia, la salud de la población. El proyecto más grande, Yanacocha Oeste, estaba cerca del río Grande, que es la principal fuente de agua de los pobladores de la ciudad de Cajamarca. Mientras que de ser permitidas, tales operaciones a gran escala abrían paso para que la compañía removiera más de 85 millones de toneladas de mineral aurífero que luego serían procesados en las pozas de cianuro. La venta del oro producido podía representar unos 3 mil 500 millones de dólares.
Comparativamente, el nuevo estándar para medir la presencia de arsénico en las aguas tratadas que devuelven las minas al río, se convirtieron en 95% más exigente que la antigua legislación de fines de los 60 del siglo pasado a la que Yanacocha buscaba ampararse. En esos días, Julio Bonelli fue uno de los gerentes de Yanacocha más diligentes. Era el encargado de conseguir la aprobación de esos permisos. Bonelli visitó varias veces las oficinas de la ANA para lograr desentrampar el proceso. Hoy hará lo mismo en el Seace, pero del otro lado de la mesa, donde se reencontrará con viejos conocidos.
El abogado Patrick Wieland Fernandini, jefe de Senace y quien firmó su designación, fue practicante de Bonelli cuando éste estuvo a cargo de la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros del Ministerio de Energía y Minas (Minem), según diversas fuentes que tuvieron conocimiento cercano de estos hechos. Bonelli ocupó este cargo entre marzo de 2000 y setiembre de 2006, como aparece en el registro de funcionarios y contrataciones del Minem. Wieland Fernandini como buen abogado también tiene experiencia en destrabar procesos: integró el Equipo Especializado de Seguimiento de la Inversión del Ministerio de Economía y Finanzas, que poco tiempo antes impulsó la aprobación de la ley 30230 que permitió perdonar y reducir multas a las empresas mineras y petroleras por más de 55 millones de soles en sus primeros ocho meses de aplicación. (Ver “Los millones perdonados a las petroleras”).
Pero la puerta giratoria sigue dando vueltas. El ingeniero ambiental Mateo Ulloa Arteaga, quien se presenta como coordinador de proyectos de hidrocarburos de Senace y figura en la nómina de especialistas de esta entidad del 15 de agosto, previamente ocupó diversos cargos en el área de Medio Ambiente de la compañía de hidrocarburos BPZ Energy. Ulloa desempeñó estos puestos luego de su interesante experiencia aprobando expedientes ambientales de empresas de hidrocarburos en la Dirección General de Asuntos Ambientales Energéticos entre 2004 y 2008. Antes trabajó con Bonelli en la Dirección de Asuntos Ambientales.
En aquellos días, el ingeniero de minas, Jimmy Guarnizo Patiño, también trabajó bajo las órdenes de Bonelli y luego pasó a las filas de compañías mineras como Milpo y Buenaventura. En la actualidad se presenta en su Linkedin como Superintendente de Gestión Ambiental en esta última compañía de propiedad de los Benavides, conocida por aparecer en el ranking de las empresas que más incumple las normas ambientales (Ver “El círculo minero de la infracción”). Según consta en el informe N°053-2005/MEM-AAM de abril de 2005, en su calidad de evaluador ambiental del Estado dio visto bueno al proyecto de exploración de minera Buenaventura Los Pircos- Cirato, con el respaldo de Bonelli. Tiempo después, Guarnizo pasó a trabajar para esta compañía. Hoy, el caso de este ingeniero no está lejos de las decisiones que se toman en el gobierno. Su esposa, la abogada Ana Lucía Quenallata Mamani, es la Jefa de la Unidad Técnico Normativa de Senace, un área clave sobre todo porque hay un grupo importante de empresas que se han amparado en interpretaciones legales para resistirse a proteger el territorio de donde extraen los recursos naturales y han impulsado normas para agilizar la inversión.........."
http://convoca.pe/especiales/juegosdelpoder/el-carrusel-toxico
Análisis 
Por Milagros Salazar* @milagsalazar
Domingo, 4 de septiembre de 2016

miércoles, agosto 31, 2016

A tajo abiero - Open pit: Yanacocha destruye Cajamarca

Largometraje documental dirigido por Gianni Converso y producido por Gianni Converso y Daniel Santana, basado en el tema de la minería a tajo abierto.

jueves, julio 21, 2016

VENGANZA PREVENTIVA

Gregorio Santos debe esperar por su sentencia en su casa
(Augusto Álvarez Rodrich)

Es injusto que, más de dos años después sin que los fiscales hayan podido presentar las pruebas para acusarlo, un juez decidiera que el ex presidente de Cajamarca Gregorio Santos siga en prisión preventiva hasta febrero de 2017, cuando se cumpla el máximo de tres años.
A Santos le dictaron una prisión preventiva inicial de 14 meses por la acusación de asociación ilícita y colusión por, supuestamente, beneficiar a un amigo suyo en más de diez licitaciones organizadas por el gobierno regional de Cajamarca.
Cuando se venció ese plazo, la justicia extendió la prisión preventiva por once meses más, y ahora la justicia ha ampliado esta condición por siete meses adicionales.
El problema para Santos –y para la penosa situación de la justicia nacional– es que, en todo este tiempo, en vez de presentar las evidencias para acusarlo, los fiscales solo piden más tiempo para investigarlo.
La pregunta que cae por su peso entonces es, si en más de dos años, los fiscales no han podido reunir las pruebas, qué garantiza que lo podrán hacer en el plazo en el que Santos deberá permanecer en prisión, con la posibilidad –y, sin duda, el riesgo– de que, al final, no se pueda reunir la evidencia para acusarlo y condenarlo.
Gregorio Santos podría ser finalmente condenado o absuelto, pero aquí lo que se cuestiona es la necesidad de que él espere su sentencia estando en la cárcel, una situación que es injusta si se tiene en cuenta tanto el sentido común como el ordenamiento legal.
Con respecto a esto último, en el caso de Gregorio Santos no se cumplen, según el IDL, los tres requisitos básicos para que esté en situación de prisión preventiva, por lo que se le podía haber dictado una comparecencia restringida, lo que quiere decir libertad condicionada al cumplimiento de normas de conducta que aseguren su presencia durante todo el proceso sin peligro de fuga.
No hay duda de que la continuidad de la prisión de Santos resulta injusta, pero es imposible no ser suspicaz como para poder sospechar que la situación que enfrenta sea consecuencia de su posición contra la inversión minera en el país y, particularmente, contra el proyecto de Conga en Cajamarca.
Hay muchas decisiones judiciales en el país que parecen orientadas por la venganza política, y esta que perjudica a Santos parece una de ellas.

Por ello, él debe esperar su sentencia –cualquiera que sea– con comparecencia restringida y no con prisión preventiva. Lo contrario parece el uso subalterno de la justicia.

martes, julio 05, 2016

Carta de Goyo para Cajamarca, desde Piedras Gordas

A PESAR DE SU INJUSTA CARCELERÍA GREGORIO SANTOS SIGUE COMUNICÁNDOSE CON SU PUEBLO


Compartimos con ustedes la carta de saludo que Gregorio Santos hace al digno pueblo de Puno, que lo respaldó firmemente para que sea presidente de la República.
Piedras Gordas, 05 de julio 2016
Estimados camaradas:
Abrazos revolucionarios para ustedes de la región Puno y reiterar mis reconocimientos por una buen tarea realizada durante las elecciones generales en donde ocupamos en los primeros lugares en dicha región.
A pesar de la intención de ampliar por 7 meses más mi detención preventiva y arbitraria por pedido del fiscal Walter Delgado Tobar por directivos de las transnacionales Yanacocha y Newmot. En contubernio del traidor Ollanta Humala, expreso mi lealtad y cariño a ustedes de la región de Puno, al mismo tiempo ratifico mi convicción de lucha por el socialismo esta conjuntiva difícil pasara y junto al pueblo construiremos una patria democrática, soberana y con justicia social sustentado en una nueva constitución política del estado.
Nuestra tarea de hoy es fortalecer MAS DEMOCRACIA DIRECTA para abrir un camino diferente al continuismo neoliberal por eso es necesario construir los comités en provincias y distritos para garantizar la realización del congreso regional que se realizara el 9 de julio en la ciudad de Juliaca y al mismo tiempo garantizar el congreso nacional fijada para el 27 de agosto del año en curso.
Gregorio Santos Guerrero

miércoles, junio 01, 2016

Documental "Su nombre es Fujimori"

Publican "Su nombre es Fujimori", documental que recuerda a los peruanos el peligro del fujimorismo

El cineasta Fernando Vílchez puso a disposición del público el filme que recuerda "que Keiko Fujimori no estuvo al margen de la dictadura sino participó en ella".

Su nombre es Fujimori (2016) from fernando vílchez rodríguez on Vimeo.