lunes, octubre 13, 2014

ELECCIONES 2014: BAJO LA LUPA SOCIOLÓGICA


(El MAS Versus Fuerza Popular)

Sociólogo: Avelino Zamora Lingán ////// Escrito: 7 de octubre del 2014. 
Las elecciones que se acaban de realizar, han dejado, como es obvio, derrotas y triunfos, ganadores y perdedores, pero también deja una serie de hechos negativos y positivos, al mismo tiempo que configura un nuevo escenario político-Electoral, que es oportuno y necesario ponerlos bajo la lupa sociológica, de la manera más sencilla y asequible. 
Es clara la expresión de una fuerte tendencia en cuanto a que se vienen consolidando a lo largo y ancho del país, una diversidad de movimientos políticos independientes, locales y regionales, rechazándose y debilitándolo aún más a los partidos políticos denominados “tradicionales” tales como APRA, PPC, Acción Popular, y a los partidos de izquierda como tales. Aunque en la picota también debemos incluir al mal llamado “partido nacionalista”, cuyos dueños son los señores Humala, tal como de Fuerza popular lo son la familia Fujimori. En general, esta tendencia política localista y regionalista tiene su lado bueno y su lado oscuro. El lado bueno radica en que los pueblos del interior del país le reclaman, cada vez más en voz alta, al centralismo limeño, una real y verdadera descentralización, no solo política y administrativa, también económica. Esto implica que los pueblos del interior y mas aun de ese llamado “Perú profundo” están mucho más convencidos y conscientes que su verdadero desarrollo no se orienta por el lado del asistencialismo barato, a través de una serie de programas sociales (Juntos, Beca 18, pensión 65, Kaliwarma, Jóvenes a la Obra, etc., etc.); sino por la inserción en un verdadero proceso de desarrollo social sostenible con conciencia ecológica. En tanto, el lado oscuro del regionalismo y localismo político se expresa, precisamente, en la proliferación de movimientos al igual que en la masificación de candidatos, cada uno de ellos rodeados de grupitos, grupos y grupúsculos que se convierten en verdaderas “empresas políticas”, carentes, la mayoría de ellas, de ideario filosófico-político, de objetivos y planes estratégicos para el desarrollo de sus respectivas regiones y provincias. De otro lado, tales “empresas políticas”, dado sus objetivos inmediatistas, limitados a la coyuntura electoral, su existencia es efímera y pasajera; pero eso si, con una fuerte tendencia a reciclarse para sucesivas contiendas electorales. De otro lado, estos grupos o movimientos electoreros no le hacen ningún favor a la sacrosanta democracia peruana, como pretenden hacer creer la propia clase política peruana; al contrario lo que se observa es desintegración o fragmentación social y cuando algún grupo “político” de éstos accede ya sea al gobierno local, regional o presidencial, la ingobernabilidad, ilegitimidad y el caos están más o menos garantizados, tal como hoy mismo se está generando en muchos puntos del país entre ganadores y perdedores, con quema de actas electorales incluidos.
Otro aspecto a resaltar, respecto de estas elecciones, especialmente aquí en Cajamarca, es el innegable y rotundo triunfo del Movimiento de Afirmación Social-MAS para el Gobierno Regional y de Fuerza Popular para el Gobierno Local de Cajamarca. En el primer caso, todo indicaba que así iba suceder, pese a la campaña demoledora y millonaria que hicieron los adversarios políticos del MAS, apoyados probablemente por las transnacionales mineras, gran parte de los instrumentos mediáticos, locales y limeños y por el régimen de Ollanta Humala, a tal punto de encarcelar a su principal líder, etc., no pudieron torcer la voluntad del pueblo cajamarquino; quien, a través de su voto por Gregorio Santos, está lanzando un rotundo NO a las actividades mineras en cabecera de cuenca, un rotundo no a la destrucción de los colchones acuíferos. En cuanto al triunfo de Fuerza Popular, si que hay que observarlo con guantes y pinzas, puesto que tal triunfo no estaba tan pronosticado ni muy previsto. Aquí algunas posibles razones de fondo, que habrían determinado su relativo éxito:
- El hecho de haberle ofertado al electorado dieciocho candidatos pero escasas propuestas bien fundamentadas y articuladas, generadoras de impacto social y económico es algo que ha colocado en serias dificultades y hasta probables confusiones a los electores cajamarquinos. De esta diversidad superficial de candidatos, pertenecientes, casi la totalidad de ellos, a movimientos coyunturales, independientes, locales y regionales, no es tarea fácil, más aun en una sociedad caracterizada por muchas carencias económicas, educativas y culturales. Por el contrario alimentaba más la desconfianza, el desinterés y escepticismo en el electorado cajamarquino. En este escenario, para el caso de la municipalidad, donde el criterio de peso no era la defensa del agua, a diferencia del criterio de peso para la elección del Gobierno Regional, lo mismo le daba votar por chana que votar por juana o votar por fulano que votar por sutano o mengano.
- Pese a estos argumentos, los que acabamos de exponer, hay que reconocer la influencia del dinero en el proceso de convencimiento al elector cajamarquino y peruano en general, aspecto que está muy asociado a la situación de pobreza y extrema pobreza por la cual atraviesan los pueblos. Situación que en un futuro no muy lejano tiene que superarse, aun así me atrevería a decir que el nivel de conciencia de los cajamarquinos va madurando a fuego lento, gracias al conflicto Conga. En este sentido, en el elector, cada vez mas domina la idea “recibo el regalo, pero mi voto no necesariamente va ser para el que me regaló el plato de comida”. De lo contrario no se hubiese producido ese tremendo voto cruzado entre Goyo Santos y Manuel Becerra y lo que se hubiese obtenido hubiese sido un voto horizontal Osías Ramírez-Manuel Becerra. 
- Y, hablando de voto horizontal, es decir, MAS-Frente Amplio, la gran pregunta es ¿Qué pasó con el convenio o acuerdo electoral? Puesto que, según ese convenio el MAS y el Frente Amplio, debían endosarse mutuamente votos para el gobierno regional y gobierno local respectivamente. Desde mi perspectiva y conocido los resultados, aquí hay una disyuntiva: O el MAS, o mejor dicho sus militantes olvidaron darle el voto al Frente Amplio, con el cual probablemente hubiese ganado el gobierno local o, en realidad, tiene escasa militancia aquí en la provincia de Cajamarca lo cual no alcanzó para darle el triunfo a Sergio Sánchez. En fin, una vez mas se demuestra que aquí en la provincia de Cajamarca, con gran cantidad de población urbana, el MAS está aun débil, lo cual se expresa en el triunfo de Fuerza Popular, para el gobierno local, con lo cual se demuestra que la población citadina se ha creído el cuento de que “Goyo Santos es el culpable de todos los males que hoy afronta la ciudad de Cajamarca”. 
- Por otro lado, en el triunfo de Fuerza Popular en la provincia de Cajamarca, a influido otras razones, entre éstas: La cantidad significativa de personas que no son cajamarquinas, sino cuzqueños, puneños, arequipeños, huancaínos, limeños, etc., que únicamente se encuentran en Cajamarca por razones laborales, precisamente en la actividad minera. Es más, existen algunas versiones, nada desechables, en cuanto a que estos habitantes “golondrinos” y uno o dos integrantes de su familia, habrían realizado su cambio de domicilio hacia nuestra ciudad, específicamente para votar a favor de los candidatos pro-mineros. Otra de las razones es la influencia de la población joven, la misma que representa un considerable sector social: En efecto, los jóvenes de hoy en día se caracterizan por tener escasa capacidad crítica y reflexiva; el joven de hoy, y porque no decir, la población en general, es pragmática, utilitarista y fuertemente consumista, le teme a la política y al político, y su mayor inclinación es hacia la diversión y el entretenimiento. A esto se suma la imperiosa necesidad de trabajo, para obtener dinero en el más corto plazo y así satisfacer su ego consumista, lo cual es muy comprensible, pero el problema radica en que los jóvenes han creído ese mensaje pro-minero en cuanto a que “en Cajamarca y en el país la minería es la única fuente de trabajo”; por lo tanto en las elecciones es natural su fuerte tendencia a votar por aquellos candidatos que promueven la actividad minera como por ejemplo por el Sr. Candidato, hoy ganador de Fuerza Popular. A esto se agrega la gran cantidad de institutos y universidades privados, y por lo tanto una gran cantidad de estudiantes altamente vulnerables a la influencia de los dueños de estas entidades educativas, para orientar su voto en favor de los candidatos pro-mineros; del mismo modo los dueños de bodegas, los talleres, los restaurantes y todas aquellas personas que tienen sus negocios se han tragado ese tremendo sapo respecto a que “sus ventas han bajado por culpa de Goyo”, lo cual les habría inducido a votar por el señor Manuel Becerra. Del mismo modo, el sector social en situación de extrema pobreza (ambulantes, vendedores de helados, de caramelos, lustrabotas, los carretilleros, vendedores de comida, de emolientes y de maca, etc. etc. son quienes eran inducidos a asistir a los mítines de fuerza popular a cambio de un gorro, un llavero, una taza de plástico o un plato de comida, lo cual obviamente hoy se refleja en el éxito electoral de Manuel Becerra. En fin, probablemente hayan muchísimas más razones que han determinado el triunfo del candidato fujimorista en la provincia de Cajamarca, pero desde mi perspectiva las más importantes son las que acabamos de describir. 
Finalmente, lo más importante aquí es que ganó el pueblo cajamarquino, su voto por Gregorio Santos no es más que un medio para lanzar su mensaje contundente a Yanacocha, a los pro mineros, a los medios capitalinos, a los operadores del gobierno y de la mina, especialmente a un Sr. Santillana, cuya cabeza, a esta hora, debe estar en la picota por no haber influido en nada, el “veneno” que vino a destilar a través de la prensa lacaya cajamarquina, para tumbarse a Goyo. Ese mensaje es que “CONGA y TODOS LOS CONGAS DE CAJAMARCA Y DEL PAÍS NO SE TOCAN NI HOY, NI MAÑANA, NI NUNCA. En cuanto al Sr. Manuel Becerra, Alcalde de la provincia de Cajamarca, a partir de enero del año entrante, según los diversos comentarios, las llamadas a los medios de comunicación, el mensaje de la población cajacha, es uno sólo: O se alinea en favor de las luchas del pueblo, en contra de la mega destrucción de las fuentes de agua, especialmente del Cerro Quilish y asegura su gobernabilidad al frente de la municipalidad o, se deja influir por Keiko Fujimori, poniéndose a su servicio, para trabajar en función a su candidatura presidencial para el 2016 y, entonces la pesadilla de la revocatoria le quitarán el sueño. Deportivamente hablando, la pelota está en la cancha del Sr. Manuelito. Termino con esto: Los protagonistas de la historia y del desarrollo son los pueblos; las clases dominantes sólo construyen ídolos de barro y castillos de arena que en cualquier momento se caen. Asimismo, muchos pueden ser dueños de su verdad, pero ésta, en la mayoría de casos es subjetiva; en cambio la verdad objetiva es una sola y nadie puede contradecirla, ni siquiera los más prestigiados científicos.